25 C
Mexico City, MX
7 diciembre 2022
Destacadas Noticias Principales

CUATRO CUARTETOS; JERMELL CHARLO VS. BRIAN CASTAÑO

Por James Blears

Podría decirse que incluso la brillantez de los cuatro cuartetos de TS Eliot o las cuatro estaciones de Antonio Vivaldi no se puede comparar con el toque de este duelo … porque, por primera vez en la época de los cuatro cinturones, la corona indiscutible de peso será disputada.

En una esquina, Jermell Charlo de treinta y un años de Estados Unidos, que ostenta las versiones WBC, WBA e IBF. En el otro, Brian Castaño de Argentina, quien es el Campeón de la OMB. Ambos hombres conocen muy bien la magnitud de lo que está en juego. Uno saldrá jubiloso con todo, mientras que el otro se irá con las manos vacías y desamparado.

“Iron Man” Jermell tiene la ventaja de pelear en su propio terreno en Texas. El lugar será el impresionante AT&T Stadium de Houston. Su legión de fanáticos espera y rezan que la frase inmortal: “Houston, tenemos un problema”, ¡no ocurrirá!

El físico de Jermell ofrece importantes ventajas. Mide cinco pies y once pulgadas de alto y tiene un alcance de setenta y tres pulgadas. Fue campeón superwelter del WBC en 2016-2019, hasta que sufrió su única derrota profesional contra Tony Harrison, un peleador más alto y agudo, quien contraatacó brillantemente para arrebatarle la corona vía UD por 115-112, 115-113 y 115-113. No podemos discutir la sabiduría de los Jueces. Pero … ¡fue una sorpresa controvertida!

Tony Harrison actuó de una manera fría e imperturbable, seleccionando sus contraataques con cuidado, precisión e inteligencia. Atrapó y enseñó a Jermell a entrar, con algunos golpes limpios y sordos que aterrizaron. Sin embargo, él mismo envió un castigo considerable en todo momento.

Pienso que Jermell nunca se dio por vencido y lanzó un ataque en todo momento, firmando con un fabuloso duodécimo asalto, merecía el asentimiento de los Jueces, especialmente porque él era el campeón reinante. Dependía de Harrison venir y quitarle el título.

Pero mis mayores y mejores maestros pensaron lo contrario, y eso se reflejó claramente en sus puntuaciones decisivas. Esa noche, Jermell perdió su récord invicto que su gemelo mayor y más pesado, Jermall, aún posee y conserva. Jermall sigue siendo el invicto campeón de peso mediano del WBC. El historial de Jermell estaba dañado.

Así que Jermell tuvo que pasar por un campo base accidentado, tuvo que escalar la montaña de nuevo. En la revancha con Tony, se desempeñó significativamente mejor, con un entusiasmo y una energía incontenible para lograr lo mejor de su carrera.

En el segundo asalto, caminó a través de dos cortantes derechos en el ojo de una feroz tormenta de tiroteos y derribó a Tony con un enorme gancho de izquierda, justo antes de la campana. A partir de entonces, Jermell nunca paró en su búsqueda de reivindicación.

Reuniendo toda su fuerza de voluntad, brío, habilidades y potencia de fuego, derrotó a Tony dos veces en el undécimo. De nuevo con el gancho de izquierda y Tony se levantó gravemente herido y volvió a caer. Jermell luego lo vertió con cortes ascendentes y una avalancha de golpes de poder sin respuesta, y el réferi Jack Reiss intervino para detenerlo a los dos minutos y veintiocho segundos.

El gemelo de Jermell, Jermall, estuvo allí de principio a fin en el ring, deseando que siguiera, animándolo y abrazándolo, después de que ganó su segundo campeonato. Fue un triunfo cenit. ¡La cumbre de la gloria!

Enfrentó a Jeison “Banana” Rosario, quien ostentaba la versión de la FIB del título, rejuvenecido, inspirado y revitalizado, Jermell propusó uan dura pelea contra el dominicano alto, elegante y de cara de póquer, quien trabajó asiduamente detrás de su largo jab de izquierda serpenteante. Rosario fue derribado por ese gancho de izquierda característico en la primera ronda. Visiblemente herido y tremendamente sorprendido, se reagrupó y se defendió con consumada habilidad y determinación.

Luego, en el sexto, Jermell volvió a aplicar ese gancho de izquierda y deslizó hacia abajo a “Banana”. Un enorme gancho de izquierda que se hundía al plexo solar derribó a Jeison en el octavo. Haciendo una mueca de dolor considerable, no pudo superar la cuenta del réferi Harvey Dock.

En esta próxima pelea por el campeonato indiscutible, Jermell se enfrenta a un peleador más bajo, que corta distancia y dispara con un ataque a dos puños. A diferencia de Jermell (35-1, 18 KO`s), Brian Castaño de Argentina está invicto y viene con todo lo que tiene para intentar asegurarse de que siga siendo así.

Brian, también de treinta y un años, apodado “Ray Sugar”, toma sus golpes y sostiene sus guantes en alto. No es un objetivo fácil, como parece a primera vista. Mide solo cinco pies y siete pulgadas y media de altura, con un alcance relativamente corto de sesenta y siete pulgadas (el mismo que el gran Rocky Marciano). Su récord es de 18-0-1, con doce KO`s.

Para convertirse en campeón de la OMB, derrotó al zurdo Patrick Teixeira en doce rondas difíciles para ganar vía UD. Brian evitaba constantemente la larga ventaja del hombre mucho más alto, se movía para negar esa ventaja en envergadura que le apuntaba y se alejaba. Al hacerlo, resbaló y desvió ingeniosamente muchos de los golpes, con el fin de entregar los suyos.

Plenamente consciente de la capacidad de poder de derribo de un golpe de Jermell, Brian ha estado trabajando en su defensa y para él las oportunidades de éxito implican disminuir la distancia para transformar esto en una pelea, tratando de forzar y obligar a Jermell a su plan de pelea.

Brian insiste en que está constantemente en el gimnasio y, al hacerlo, evita la oxidación del ring. Para quitarle el brillo a Jermell, debe forzar el ritmo y evitar que el gemelo más joven obtenga una ventaja de bombardeo desde un rango medio.

Jermell no se apresura a entrar donde los ángeles temen pisar. Boxea con cuidado y paciencia, para encontrar y ganar espacios. Va a usar su altura y alcanzar la ventaja para tratar de evitar pelear cuerpo a cuerpo y, con ello, remaches desordenados y costosos.

Ambos hombres están alcanzando la cima de su juego, si está permitido usar tal término en un deporte que, en este nivel o en cualquier otro, implica muy poco espacio a errores.

La mejor táctica de Brian será intentar resistir un ataque temprano, con el peligro muy real de un bombardeo subsiguiente, para arrastrarlo hacia las rondas posteriores en una prueba de resistencia

suprema. Es poco probable que tenga la potencia de fuego para derribar a Jermell. Pero nada es imposible, con los cinturones relucientes allí para tener y sostener.

El mejor plan de Jermell es lastimar al hombre más pequeño moviéndose hacia adentro y llevarlo contra las cuerdas, desatando combinaciones pesadas. Pelear contra un hombre más pequeño y fornido puede representar problemas. Jermell debe resolver esto desde el principio, utilizando su ya famoso poder.

Quien gane esto, mantendrá en alto los cuatro cinturones, y luego, bien podría pensar en la oportunidad de ascender en una división por un gigantesco día de pago luchando contra el peso súper mediano del WBC, Saúl “Canelo”. Para el perdedor, porque en el boxeo nunca hay un subcampeón…un largo camino de regreso. En la vida cotidiana, treinta y uno es joven. En el boxeo ¿Quién pierde bien podría envejecer de la noche a la mañana?

Como Oscar Wilde reflexionó una vez: “¡La tragedia de envejecer no es que uno sea viejo, sino que uno sea joven!”

Related posts

LAS FUTURAS ESTRELLAS DE LA ‘TIERRA DE CAMPEONES’

RoundUno

“DEJARÉ QUE HABLEN MIS PUÑOS Y MI PREPARACIÓN”: BERCHELT

RoundUno

MIGUEL BERCHELT REGRESA AL RING ESTE SÁBADO EN LAS VEGAS

RoundUno

Deja un comentario