EN LA ESQUINA DE RAY ROBINSON

+++ SI OMAR CHÁVEZ RINDIERA BIEN FÍSICAMENTE

+++ OTRO GALLO LE CANTARÍA EN SUS COMBATES

Por Angel Peña

Algo deberán hacer en el campamento de Omar Chávez, el llamado “Hombre de Negocios”, nos referimos concretamente en el aspecto físico-atlético, es decir a la hora de rendir en el cuadrilátero de pelea, es obvio que le falla el “gas” a la hora buena, ya que desde el tercer asalto jalaba aire por la boca.

Posteriormente como “que se le iba la vida” en el minuto final de cada episodio. Nos preguntamos: ¿cómo es posible que un púgil bien musculado, trabajado en el gimnasio, le falle el rendimiento físico? Pues así es, algo hacen mal los hombres de pantalón largo con éste muchachón (léase Rodolfo Chávez, entrenador en jefe) que nada más no pelea a tope de sus cualidades físicas y técnicas, porque, el esfuerzo en el ring ahí está, un boxeador no sube a hacerse “güey” en el cuadrado y eso que quede bien claro, so pena de que reciba una madrina y créame señor aficionado, de a grapa nadie se sube al ensogado para encajar golpes sin responder.

Consideramos que ahí está parte de la falla en Omar Chávez, no rinde como se debiera y en ese punto lo sabe bien su famoso padre JC, quien si algo tenía era un fuelle desmesurado para transitar asalto tras asalto soltando metralla, entonces el ex triple monarca algo debería implementar en el trabajo de acondicionamiento físico para su vástago.

Ya en la pelea no le vamos a quitar mérito a lo que realizó Omar Chávez en su pelea del pasado sábado en el Deportivo Juan S. Millán de Culiacán (Sinaloa), venció en disputado y cerrado duelo por decisión unánime al argentino Nicolás Luques Palacios en acción en peso medio a 10 asaltos. Aunque, nos pareció que el fallo fue localista, haciendo notar que si la pelea se iba a decisión no se la iban a dar el argentino, aún así el esfuerzo del hijo de JC fue loable, y eso se respeta en todo aquel que se sube a un cuadrilátero de pelea.

Las tres puntuaciones de los jueces fueron de 96-94 para Chávez, pero reiteramos la pelea se pudo haber ido para el lado del argentino.

Chávez inició bien el pleito, conectando golpes poderosos arriba a Luques Palacios, pero del segundo al quinto giros vimos al peleador “culiche” lento, parco a la hora de lanzar sus golpes, lo que aprovechó el sudamericano para golpearlo de manera repetida, yendo al frente y en el terreno corto.

En el tercero vimos a Chávez jalando aire por la boca, tal parece que se ha hecho costumbre que le falle su forma física, se ve poderoso físicamente, pero creemos que estar tan musculado lo hace lento en su accionar a la hora de soltar los golpes.

En el sexto Chávez pareció tener destellos de que cuando se quiere se puede, conectó a Luques Palacios abajo y arriba, aunque en el minuto final mostró de nuevo agotamiento yendo hacia atrás. Viene el séptimo y Chávez inicia bien, va al frente y golpea a dos manos a Luques Palacios, para luego agotarse y dejar la iniciativa al argentino, quien exhibió mayor frecuencia de golpeo y que de paso corta del pómulo derecho al sinaloense.

Los giros 8 y 9 fueron buenos para Omar Chávez, conectó golpes de poder, fue hacia el frente y castigó abajo y arriba al argentino, caray, si así fuera siempre pero no es consistente el de Culiacán. Salen al décimo asalto e intercambian cuero, pero Luques Palacio muestra mayor rapidez en sus puños, cierra fuerte y por si fuera poco corta de fea manera del párpado derecho a Chávez.

Fue un buen combate, eso hay que decirlo, fue un match cerrado y así lo dejamos, no sabemos qué le sucede a Omar Chávez que su forma física le falla, es una lástima que no sea consistente en su accionar. La foja de Chávez subió a 37-5-1, 24 KOs, mientras que Luques Palacios descendió a 10-6, 1 KO.